lunes, 30 de mayo de 2011

Verano

En estos días entre los sueños y la primavera
el aire se llena pequeñas flores cotidianas

Existen lunes en que solo sirven palabras bonitas
como augurios de verano y felicidad compartidas

Planes cargados de amistad, piedras, agua, alcohol y sal
todos desnudos, agradecidos, cómplices y sonrientes

Calores que avecinan un futuro que se puede tocar
y beber, esperan en la nevera serenas y ordenadas rubias
brindis al sol por todo lo que nos unió y hace que sigamos juntos

Tener un mínimo de vergüenza impide cualquier posible queja
deberíamos enceder cada día velas y realizar ofrendas a los dioses

Hay momentos en la vida en que a mis ojos les crujen las tripas
para que después las manos lentas y cálidas coman lentamente,
saboreando todos estos manjares que rodean mi vida.

Compartiéndolo absolutamente todo por vocación
contribuyendo a aumentar la cuota de felicidad global.

Rezando como sin querer a la virgen que me quede como estaba
puedo soñar con ese presente y casi estar viviendo el futuro

Para llegar a lo más alto y poder deciros dos palabras en silencio

4 comentarios:

calma dijo...

Ojalá, te lo deseo...
Besos

trovador errante dijo...

Calma, preciosa la entrada a tu padre, que homenaje más bonito, sincero y auténtico.

Gracias siempre por tus palabras, que animan y hacen crecer mis alitas...

Una abraçada molt forta,
Kike

María Socorro Luis dijo...

Que esas pequeñas flores cotidianas, sean eternas...
Son lo verdaderamente valioso de la vida.

Muxus zuri, Kike.

calma dijo...

Besos wapo, me alegra te gustara lo que escribí.
Yo de verdad que deseo se cumpla ahora mismo lo que anhelas, suelta las alas que yo soplo suave para que salga todo bonito.
Otro...