jueves, 2 de julio de 2009

"Bebes de todo
por eso no puedo escaparme
y estás en el centro y en todas las partes"
Bebes del río.
Pedro Guerra.
Raíz.


23: 32. Mi personal cábala.

Necesitaba paz, la encontré y la propagué. Ayudé todo lo que pude a todos. Y me enfrenté con quién se enfrentó, cara a cara, de hombre a hombre.

Un día largo, muy largo. Y sin sol.

Mañana buscaré el mar, miraré los peces de diferentes tamaños y me pararé a que se acerquen, no se asustan, voy muy lento, al ritmo de las olas.

Satisfacción. Por seguir intentando ser quién soy. Por seguir transmitiendo parte de lo mejor que llevo dentro, aunque no pueda evitar aún la fuerza violenta, la reacción, ser un hombre vulgar por fuera.

Alegría. Por mis niñas en Las Palmas, están en semifinales del campeonato de España. Mañana a las 4 de la tarde pensaré en ellas y les empujaré con todas mis fuerzas. Las quiero mucho.

Y recién me llamó mi niño para decirme que ya está el 12 del ránquing mundial. Y vamos a remojar el éxito de estos años de trabajo y de amistad como se merecen. Y a seguir planificando el presente y el futuro para llegar arriba y mantenernos. No hay palabras. Si mucho orgullo. Por algo que vi cuando aún quedaba mucho camino por recorrer hasta aquí. Y vamos a por el número 1.

Los pies hinchados. Espero que la cerveza y la cama los deshinchen. Espera por mí la arena y el agua del mar, a primera hora, cuando aún no hay nadie en la cala. Me levantaré a la hora precisa sin despertador.

El mar y tú, esperándome. Tú y yo, fluyendo lentamente.

2 comentarios:

Adrisol dijo...

que bien, amigo trovador!!

dejando que fluya.....
en el mar...tú y ella........

mis mejores pensamientos para tus niñas.....

besitos!!!!!!!!!

Begoña Leonardo dijo...

Me alegro de lo que tu te alegras. Si tines alegría en el alma todo fluye, nada cuesta y vivir es placentero y más llevadero aun sabiendo que es mortal.

Besitos con rubia espumosa y fresquita.