sábado, 12 de septiembre de 2009

Última hora

Vengo del silencio. Antes, recién, del sueño. El café, un poco más largo, aún abrasa la lengua.

Vengo del sol y al sol voy. Que gusto da robar versos a Martí. A veces me siento ladrón sin guante. Vampiro. Se acaba el café. Mis pies no están recorriendo valles, como deberían. Una llamada a medianoche tiene la culpa. Cambio de planes, empiezo el lunes. Parece que a la gente le hace feliz. Creo que a mi también, aunque con menos euforia.

Tiempo de cambios, al fín. A caballo entre el compromiso y la obligación. Volver a respirar. Correr. Meditar. Más que cambios son decisiones.

Sensaciones que cada día calan un poco más hondo, hablando de huesos, de raíz. Soledad costumbre y fidelidad. Ansiada coherencia. Necesaria calma.

Gozar con la novela entre manos, La importancia de las cosas, de Marta Rivera, y poner energía de nuevo en la mía. Personaje.

Enviar tarde un sms. No llamar. Invitar sin que me invites. Sin esperas, al viento, me lleva a una cala temporalmente desierta, rotundamente solo. A las últimas calas de un largo, redondo y luminoso, verano. Que se resiste a acabarse.

10 comentarios:

Troba dijo...

reir con el sol
y el recuerdo cerca gracias
a la tecnología.
Saludos, hermano de signo!

Adrisol dijo...

aprovechando los últimos rayos cálidos del sol de verano,nos hace nostalgiosos..........

se te extraña en la red, amigo!!

besossss

Jose Zúñiga dijo...

Hola, quique. Es cierto que vuelves del silencio, sí, Disfruta las últimas caladas del verano.
Un abrazo.

Begoña Leonardo dijo...

Qué caro te vendes, te echo de menos, aunque comprendo que los rayos hay que apurarlos.

Achuchón.

Luichi l'Aventurer dijo...

...Mucha suerte en este nuevo proyecto hermano!!!...Seguro que será un bién para ti y para tu bolsillo!!!jajaja.
...y no nos abandones tanto tiempo...queremos leerte!!!

Trovator dijo...

Pequeñeces de la vida, sacarle el jugo a lo que aún nos queda y seguir caminando hacia lo que vendrá. Buena receta la tuya, aprovechar todo.

Un gusto leerte nuevamente hermano, un abrazo y salud!

Ada dijo...

Las calas solitarias y el verano siempre andan cerca de nosotros, aunque sea otoño y llueva.
Suerte con los comienzos.
Besos

María dijo...

y ya llegó el otoño, y cambia el paisaje y el calor se derrite para dejar paso a la brisa que huele a hojas secas, una bonita reconstrucción, me gustado tus líneas y lo que se lee entre ellas.
Un saludo.

Lara dijo...

y esos cambios...
¿nos los cuentas?


besos!

trovador errante dijo...

Hola a todos!

Gracias por estar ahi y seguir pasandoos por casa. Voy a hacer proposito de enmienda y escribir algo mas.

Los cambios son laborales y muy buenos, estoy contento.

En breve os visito que os tengo un poco abandonaos...pero me pondre al dia.

Abrazos y besos!