jueves, 15 de octubre de 2009

La noche del último

"Como garfios de plata
se clavan tus dedos en mi cuerpo
y tu risa se gasta entre mis besos encendidos
olor de algo que no existe,
de amor que tal vez no existió jamás
quiero atarme a este momento
que pasó que ya no está..."
Los ángeles no tienen hélices.
El último de la fila.


Princesa de los recuerdos, déjame olvidar que tengo miedo...

Turbado y lúcido. Tres discos del último seguidos. Cocinar sin hambre y con mucha sed. Las estrofas de Manolo y Quimi se mezclan con el dorado del aceite de oliva, el ajo y la cebolla. Esta noche rebosa magia, y lo celebro en un ritual de borrachera a solas.

Es curioso, y demasiado humano, el como escribimos sobre nuestra realidad, sobre la que queremos escribir, sobre la que no, la que sale entre lineas, sobre lo que no escribimos, la terca fantasia - de una u otra forma -, la que es pura mentira y la que queremos conjurar para olerla y manosearla.

Mientras, la berenjena y el calabacín se van haciendo pequeños a fuego muy lento, y un batallón regular de rubias hace coreografías en un estante de la nevera.

Esa música...tan familiar, tan dulce, tan extremadamente amada, tantos recuerdos agolpados y un lugar sin espacio y que no se qué hacer con él...me lleva, me dejo llevar...de verdad, abro los brazos y no se dónde voy a caer. Paso al loco de la calle...paso al ansía de vivir...

Decidí invitarte a pasar la noche conmigo mañana...y la mañana de mañana...libres y con pocas palabras...con todo lo que nos damos sin pedirnos casi nada...saboreándonos, amándonos de la forma que lo hacemos...sin ponerle nombre y sin querer que nadie se lo ponga.

El amor de las viejas novelas...murmura un deseo a las estrellas...coge mi mano y duerme junto a mi...si no te importa me quedaré aquí hasta el fín...dulces drogas nos dirán...que hay un mar cerca de aquí...dulces sueños....



3 comentarios:

Adrisol dijo...

profundos secretos conocidos solamente por ustedes dos...
si te alcanza con eso...hazlo...sino......busca algo mejor!!

abrazosssss

Jose Zúñiga dijo...

Sí que es curioso, trovador: escribir es como cocinar. Y huele bien el guiso, voto a tal.
Un abrazo.

Trovator dijo...

Hermano! Manera elocuente de plantear la realidad y genial forma de hacernos entender que de una u otra manera, pase lo que pase, nos mostramos mediante nuestras letras...

Un abrazo grande hermano trovador, un gusto leerte!