sábado, 21 de noviembre de 2009

Convertirnos en mar

Que toda la tristeza encajase
en un poemario llamado otoño

dónde todo el silencio hiele
para que los ojos sepan pedir calor

hacerte saber, cómo últimamente,
toda la ternura que necesito

el amor del mundo en tus manos
en la forma en que me miras

en dormirme en tus pechos
como tabla de salvación

ahora te espero sin inquietarme
tienes la confianza necesaria

para recibirte lo más desnudo que pueda
albergarte en mi sonrisa triste

que todo suceda a cámara lenta
y la vida se convierta en mar.

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Convertirse en mar, en oleaje, en espuma, recibir, recibirnos, naufragar. Ahogarse.
Un abrazo, Quieque.

Nares Montero dijo...

navegar yo tb quiero navegar
naúfrago

me ancanta!

Muack (rojo, claro!)

Tiempo al tiempo dijo...

Algunos momentos siempre deberían ocurrir a cámara lenta.
Me gusta tu blog.
Un saludo.

Adrisol dijo...

lento..lento...
esos momentos en cámar lenta....
buena elección,esa tabla de salvación!!

besosssssssssssssss

Calipso dijo...

lento y bello. Me encanta este poema, no tengo mas palabras para explicarlo.