viernes, 6 de noviembre de 2009

Poesía de 4 cincos de Noviembre

"De haber sabido
como yo te amaba"
De haberlo sabido
Quique González
(Gracias K.)


Mengua la luna hasta desaparecer
se deshace el lado oscuro
el brillo de la espada

Me tatuo el brazo
corro horas por mis montes
y de vez en cuando apareces
como una maldición indolora

Toda la sangre derramada
hace las veces de transfusión
de vida nueva, mucha vida, roja

Cuatro años florecen
en cuatro perlas magníficas
de cuatro personas que me dan todo,
que son 4 primaveras por año

Debió ser amor si dolió tanto
y eso no me lo quita nadie
volverán las ganas de volver
a pasar por lo mismo

De decir, lo siento, callado
que amo de esta manera
y que otra cosa no tiene sentido
cuando amar es así de irremediable

Que si estoy llegando a mi lugar
es gracias a que puedo estar sin ti
aunque me cueste tanto
reconocer esta vocación de picapedrero

Aunque tu sepas que te cambié
para siempre la vida
y lleves contigo mi arena

Solo puedo vivir con esta verdad que inventé,
que se irá conmigo al mundo que me vió nacer
y me quede en este en amorosas moléculas
de todo lo que aprendí a amar en silencio

Esto es una despedida
siempre gusté de cuidar las fechas
para las cosas importantes
para todo lo que me da la vida.

Ahora se que necesito ojos claros,
pero pienso en los que me acogieron
y se empeñaban en destrozarme la alas
esas, que no pudiste querer.

5 comentarios:

Adrisol dijo...

hayyyy trovador amigo!!

que versos para hoy!!
busca unos ojos distintos que estarán dispuestos a amarte cómo ningunos!!

me encantaron estos versos,aunque un poco melancólicos,no??

te extraño en mi espacio!!
besossssssssssssssssss

Nares Montero dijo...

hay otros que si sabemos querer esas alas
no sé donde nos enseñaron a hacerlo...
hay cosas que no hace falta que nadie te las enseñe
sí tienes los ojos abiertos
las descubres
a quemarropa!

4besos de tu niña roja

Ana dijo...

Tu sabes como entiendo tus últimos escritos...
Y mis cartas dijeron que te esperaba una estrella.
un abrazo y gracias por ese regalo.

Jose Zúñiga dijo...

Cierto desconsuelo me causan estos versos, trovador.

Trovator dijo...

No hay fecha ni lugar preciso para una despedida... sucede y es el primero de enero del año 1 en nuestras vidas... es un comenzar constante, pero a veces maravilloso y relajador.

Un abrazo hermano trovador, levanto rubias por ti!