jueves, 4 de noviembre de 2010

Dolce fai niente

Siente a mi lado
la insignificancia de los planes
mírate adentro
dónde a la piel
se le caen las flores
que alimentan tu raíz,
justo ahora
crece, se hace grande
ponle esa mirada tierna y tuya
al espejo que también sonríe

Miralá, ahí está toda mi ilusión
tiene la fuerza de lo más pequeño
del roce más sutil
del aroma que permanece
del tatuaje que te conforma

Respira, vuelve a cerrar los ojos
toca tu tiempo
la vida que nos ha cruzado
déjala quieta
con este ritmo lento
de árbol
del cielo sin viento

Vámonos al sol de otoño
de cerveza en la terraza
de caladas lentas
de caricias líquidas y azules

No hagamos nada
dolce fai niente
mientras nuestras raíces
siguen acercándose
si seguimos así
otro segundo tan cerca.

8 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Sin duda el poema más lindo y POEMA, que te ha leído.

Del primero al último verso, es una delicia...

Muxusss

Begoña Leonardo dijo...

Maravilloso, y el final jopeta!!!

Te achucho.

Nares Montero dijo...

eres el terror de las nenas!
XD

muack!

DEMOFILA dijo...

Delicioso poema, lleno de amor y sentimientos, llega al corazón de la persona que lo lee.
Un abrazo de esta amiga bloguera

Calipso dijo...

Dolce fae niente, es dificil plasmar las sensaciones, o las emociones, tu Kike, con este poema, lo has conseguido a la perfección, de cerveza en la terraza y un dulce sol de otoño, con cada calada lenta entre caricias azules.

Un abrazo grande, lento, de otoño dulce.

Adrisol dijo...

hermoso lo que has escrito !!!!
verás que no te olvido, sólo que recién vuelvo de mi viaje solidario....
llenamos el colectivo!!!
entregamos bolsines de alimentos,indumentaria,calzados,juguetes,etc a las familias de 100 discapacitados..
también repartimos otros 600 a un pueblo aborigen!!
obvio que ya estamos juntando de nuevo...
miles de abrazos, mi rey!!

Miguel Ángel Maya dijo...

...Me gusta ese dolce far niente del que hablas (no sé si el "fai", segunda persona o imperativo, es deliverado, pero esa ambigüedad le da un punto)...
...Y ese "miralá" agudo, como una mirada llena de "ojalá"...
...Un abrazo...

ana sáenz dijo...

precioso, el otoño hace que se caigan hojas de los árboles y que renazca la poesía entre los dedos dormidos

un fuerte abrazo