domingo, 16 de enero de 2011

A cada uno en su sitio

Como no buscar la felicidad
el placer...
como no desear

Cuando contemplas cara a cara
el final de todas las búsquedas

sonríes en cualquier momento
en el que te sientes presente

algo así como un brindis al cielo

con sonrisa o sin ella
no hay que forzar nada

ese es uno de los mayores secretos

Cogiendo sin afán la vida de ahora

no la que soñaste
no la que creíste que debía ser
no la de la fantasía

Viéndote cada día en más ojos

en todo lo que me va sacando la ternura
en las arrugas y las cicatrices
en este silencio que me abraza
en pasar momentos con quien amo

jugando, tocándonos, riendo
emborrachándonos de instantes

Se va viendo más lejano
lo que tuvo que haber sido

queda su sombra para recordarte
dónde empezamos a caminar

Vas a venir en el momento
en que te pueda decir más cosas
sin articular palabra

mientras me voy haciendo
cada día más pequeño y silencioso

cariñoso y tierno

moviendo suave y lento mi mundo.

6 comentarios:

ana dijo...

descansa el tiempo justo en el momento en que se puede palpar la realidad

un abrazo, kike

Begoña Leonardo dijo...

Sí así es no queda más remedio... Pero tu mundo es grande es sincero y nos hace falta. Gracias

Nares Montero dijo...

muá!

Jose Zúñiga dijo...

Siento este poema muy cercano.
Mueve tu mundo, ahí nos vemos.
Un abrazo fuerte, Kike.

eloy dijo...

De un tiempo a esta parte tus escritos desprenden una buena onda, un buen rollo contagioso, una humildad desarmante.

Desde aquí me uno a tus brindis al cielo

Abrazos

Minuet dijo...

Mueve tu mundo donde quieras..buscaremos tus palabras...
Un beso y suerte