domingo, 5 de junio de 2011

Desde lo más pequeño

A veces me confundo con el sol
salimos de nuestro sueño juntos,
en estas horas de silencio y fresco

abro la puerta y salgo a la calle
solo nos escuchamos con los pájaros
las vibraciones son límpias y claras

Luego me visto por dentro con
música, café, tabaco y cerveza,
empiezo a pensar muy poco a poco
sonrío, agradezco, canturreo...

Recuerdo muchos pasos, abro la conciencia
reafirmo lo que soy y lo que aprendí
me relajo ante la claridad y el calor.

Es como un descanso en un lugar precioso,
que me arma de confianza, serenidad y paciencia

Es fácil sentirse vivo con esta energía
con lo que ayuda irse conociendo mejor
mirarte en el espejo y reconocerte
mirar al mundo directamente a los ojos

Sin miedo a qué el río sea río,
sin saber de diques, presas, prisas...

formando parte del todo
desde lo más pequeño de un hombre

desde lo que le hace hombre y grande
tuteando a dios como si nos conociésemos
de toda la vida

No hay esperas por nada, pasión por nada
solo tengo presente, juventud y huesos

solo tengo amor por esta vida que me lleva.

1 comentario:

calma dijo...

Y eso es fantástico, estás lleno de positivismo, y eso es lo mejor para enfrentar el día a día, la gente positiva, vive más y mejor, mi padre
lo era, y siempre he dicho que es una de las personas más felices que he conocido.
Gràcies pel carinyo, jo també ho sento així.
Petons Kike