miércoles, 27 de enero de 2010

Aroma

"Si me quedara ánimo trotaría por los campos
como un caballo joven bajo la luna llena.
Pero no tengo fuerzas;
igual que un elefante centenario
-vertebrado, mamífero-
me voy por una senda sin regreso."
Hoy
Ángel González
Nada grave
p. 35, Visor Libros. Madrid, 2008.



Casi desnudo, en la terraza,
sol y las campanadas de San Pedro
diestra para la cerveza
siniestra para la poesía

quietud

y los pájaros,
las mandarinas del yayo,
y ese potente aroma de azahar
invadiéndolo todo...

13 comentarios:

Anónimo dijo...

“La historia de España es como la morcilla de mi pueblo, está hecha de sangre y se repite.” Ángel González.
La historia de España y la del ser humano ¿irremediable?

Anónimo dijo...

Frenesí y raciocinio, o ¿raciocinio y frenesí?

Nares Montero dijo...

Mandariiinaaaaaasss!!!

Ya sabes cuánto me gustan no? Y la rubia y la siniestra (a veces incluso lo siniestro)y tú escribiendo por supuesto!

Besos de la niña roja, un poco más liberada, más henchida de ilusión y otra vez con ganas de comerse el mundo aunque esta vez no sea a base de colmillos.

N

Adrisol dijo...

me encantan tus rubias y el aroma de las flores de azahar!!!
si parece que lo estoy compartiendo contigo...

miles de besos, amigo poeta

eloy dijo...

Un poema que me transmite sensaciones muy nítidas... y agradables .... mandarinas ¡qué buenas! cerveza fresca, pájaros, azahar ... mil gracias por compartirlas

eloy

acróbatas dijo...

¿Las campanas de San Pedro son las que se escuchan también desde mi terraza? ;)

Anónimo dijo...

El poema de Ángel Gonzalez se dirije a la muerte.
Es comparable o prolongable a un paisaje apacible y "potente"?

Begoña Leonardo dijo...

Qué bien huele por aquí, me fascina el olor de los cítricos... Y alucino cuando me entero de que hay gente que para pelar una mandarina se pone guantes, qué locura.
Oye, lo de la siniestra para la
poesía me ha encantado.
Te beso.

ana sáenz dijo...

llena todo el aroma de tus letras

un abrazo

Sabina dijo...

Que buena es tu forma de escribir, me quedo por más. Un saludo te sigo.

Ada dijo...

Hay un latido de no regresar, quiza camuflado, muy en el fondo.
Regresar no siempre es malo y no siempre merece la pena.
Besos

Jose Zúñiga dijo...

Vuelven las rubias!!! Bien.

Lara dijo...

momento envidiable.

besos para ti también!!