miércoles, 6 de enero de 2010

Vipassana

Es muy dificil explicar todo lo que sucede en un curso de meditación de 10 días. Casi tanto como explicarle a alguien lo rico que está y a qué sabe el jamón ibérico con pa amb tomàquet y un vaso de un buen rioja: solo se puede saber probándolo.

Este ha sido mi tercer curso, todos en las mismas fechas, aunque en el segundo me escapé al octavo día. Fue un curso poco aprovechado y más fuera que dentro...

Al finalizar tanto el primero como este, la misma sensación: te quitas un gran peso de encima y notas como se evapora y sube a través de la cabeza hacia arriba...y te sientes más libre que nunca.

Eso no quita que antes se haya picado mucha piedra, hay días que son muy duros y el curso de por sí es duro. Uno de los temas básicos de Vipassana es mejorar la ecuanimidad, y se consigue a través y gradualmente de disciplina, concentración y finalmente sabiduría, son las tres patas de la técnica. Ir eliminado temas incrustados del pasado y que te vayan saliendo...

Todo esto dicho así...suena a lo que me sonaba a mi la meditación antes de conocerla: esto es una cosa de peña un poco (o bastante) pillada...

Antes de apuntarme hace tres años al primer curso (por Xavi que me había hablado, aunque él no lo ha probado)...me leí la web y pensaba: "ya...ya...ya...si...si..."... bastante escéptico la verdad...pero acepté darle una oportunidad a la técnica...y comprobar si podía aceptar la disciplina de vivir 10 días como un monje y conocer esta forma de meditar... jódete y baila...servidor llevando vida de monje...

Cuando acaba el primer curso entiendes que tiene que ser así...lo sientes y además te lo van explicando todo muy bien explicado.

La técnica es realmente buena, por mil cosas, siempre da beneficios, mayores o menores, en un sentido o en otros, pero siempre va bien. Pero si después no mantienes la continuidad practicando...como todo...se diluyen bastante los efectos...y yo no la mantengo...ufff...obligaciones las justas...que mal llevo eso...

Tampoco creo que haya que ponerse místico con la meditación...pero realmente se pueden experimentar sensaciones muy luminosas. El contacto con el cuerpo es básico...por lo general nos cuesta horrores bajar de cejas para abajo...y es muy difícil conseguir silencio interior...ser ecuánime ante las molestías físicas (cuando las haces mentales) de estar tantas horas sentado en la misma posición...o ecuánime cuando no se tienen sensaciones o al contrario, se tienen muy buenas...

Hay que sentir en tu cuerpo aquello de la impermanencia...todo pasa...solo obsérvalo...no reacciones...solo observa...y mantén la ecuanimidad.

Descubres, entre muchas cosas...que muchas veces la mejor manera conseguir algo es dejar de esforzarte para conseguirlo...nos pasamos la vida dándo circulos que siempre nos conducen al mismo lugar...tozudos en seguir por un camino que ya sabemos a dónde no nos va a llevar...

Deja que fluya la vida y fluye con ella. La teoría es preciosa y real, es la ley de la naturaleza...pero métetela dentro, cuanto más adentro mejor. Es ciertamente muy reveladora esta técnica.

Para lo bueno y para lo malo, soy muy sensible...eso ayuda en la meditación. También soy muy ansioso, egoísta, quejica, juzgo a los demás, soberbio, propotente...de eso también te das cuenta meditando...de la interminable lista de defectos...aunque a mi no me desagraden muchas de mis imperfecciones...ser perfecto no entra para nada en mis planes...o responder a
que y quién considera ser perfecto...ufff...que miedo...

Aunque notar pequeños y lentos progresos en los temas que más te joden, que te llevan jodiendo profundamente muchos años...y sentir que vas aligerando y que en tu día a día los llevas mejor es gratificante...tenemos tanto ego que disolver...tanto...cojones...

Al final del curso muy buena onda entre los meditadores, especialmente con el chicharrero Fernando que es una delicia y un tipo encantador...y me volvió a transportar a Las Palmas...como no...a Ire...a mi rubia linda...que la conocí en ese mismo lugar dos años atrás...la historia con Ire es preciosa, dejarme que os la cuente...

En ese primer curso...aunque no debía...me quedé embelesado y la miraba todo lo que podía y más... (no os conté que estamos separados hombres y mujeres a excepción de la sala de meditación y mientra se mantiene el silencio hasta la mañana del dia 10)...me quedaba alucinado con esa media melena rubia...casi siempre la veía de espalda...no sabía de dónde era...y tampoco la podía mirar bien...pero a veces el destino está ahí...y empezamos a hablar (también fue curioso como lo hicimos...nos fuimos acercando...ella más...nos dimos el mail)...después un compañero me dice:

- ¿Te importa acercar a una chica al aeropuerto?
- Dime que es Irene...
- Coooñoooo...es Irene...
- A veces el destino va y se pone de tu parte...

Y cuatro días maravillosos en Las Palmas y una amistad que perdura...sigo sintiendo esa buena onda con mi niña rubia...

Presente...otro personaje y tipazo de este curso es Alfonso...cabrero de oficio y vida...la puta reostia...este galego que tiene a sus cabras cerca de Olot...colgado en el monte...y que es una caja de sorpresas cuando te empieza a explicar historias...a dónde a ido y que ha vivido...los idiomas que habla...seguro que lo llamo (al teléfono fijo de una vecina...) y me escapo a verlo...además lo tenía justo delante en la sala de meditación y ya tenía muy buena onda antes de conocerlo y cruzar la primera palabra...y lo que nos llegamos a descojonar después de casi 10 días de noble silencio fue el mejor remedio para el vacío...la tristeza... que me dejó sacarme un tema que llevaba casi 20 años dándome por el culo de forma atroz...pero era tan tan mío... y me quedé cómo: ¿ahora que coño hago...?...

Además el regreso a casa fue inmejorable. Acerqué al bueno de Francisco, con el que hemos coincido los tres cursos...y a Fernando al aeropuerto, ese ratillo nos permitió conocernos mejor y descubrir que tenemos muchas cosas en común...quizás la montaña y la filosofía de vida las que más...

También recuerdo al bueno de Ruben, que tambien habíamos compartidos los dos cursos anteriores, y se marchó de la misma cama, el mismo día y a las misma hora que me piré yo hacías justo un año...¿casualidad?...fue lindo el abrazo que nos dimos cuando se marchó...

Y Otro año más (como hace 2)...abro la puerta de casa y me la encuentro reluciente..."han pasado los duendecillos por fín"...cuando marché había superado el "índice de guarrería y desorden absoluto"...llamé a los viejos...gracias...que ragalazo de Reyes más bueno...subí a ver a mi abuelo...puse en orden el correo...una lavadora...y para casa de mis padres con el yayo.

Allí sesión inesperada de "terapia de pareja" con mis padres en la cocina...más de una hora ejerciendo...centrando...escuchando...buscando unión...acercar posiciones que no se quieren acercar...uffff...después dos abrazos de los buenos a cada uno, por separado...pero en silencio y en el caso de mi padre con lágrimas...lágrimas de " te quiero mucho"...

Después cuando llegaron las niñas ya todo fue niñas y jugar con ellas...que energía y que onda coño...que mono tenía de las enanas...de lo que más...y de mi respaldo...familia a parte..."los 4 magníficos"...de nuevo todos por acá bien cerquita...Xavi llegó ayer de un mes por Thailandia de otra movida de meditación...Marc y Lluís hace 2 semanitas de su vuelta al mundo...y Michael llega mañana de ver a la familia en Alemania...cojones...se mueven más que los precios....

Paro...paro...disculpas por el rollo...y me dejo tantas cosas lindas, luminosas e interesantes en el tintero...tener en cuenta que también he tenido abstinencia de escritura...hablando de escritura...vine más decidido a intentar publicar un primer poemario...y a ser más constante con la novela que la tengo mu abandonaica...haremos lo que se pueda...

De momento disfrutando de mi niña la Juli, una birrilla, una nube...y irle tirando la caña a mi camita...

Que siga fluyendo...y que todas las criaturas sean felices.

5 comentarios:

Adrisol dijo...

excelente experiencia...
llevo mas de quince años en la meditación y aunque a veces suelo salirme de mi eje..jajajaj..reconozco que es estupenda terapia..

la vida y sus rutinas,muchas veces nos hacen flaquear,pero se puede....

me alegro por tus reencuentros y por dejar fluir al destino..

miles de besossssssssssss

Jose Zúñiga dijo...

Bienvenido a casa, trovador, relajado y en paz.
Tendré que hacer una cosa de esas, que cada vez ando más revuelto.
Abrazo

Nares Montero dijo...

En algunas cosas, las que a priori no son demasiado amables, me siento terriblemente identificada y para las demás aún me queda aprender, siempre aprender.

Creo que este año va a ser muy espiritual... no tan carnal como los anteriores.

Te tendré que pedir referencias y consejo.

Besos de mar nevado... esta tarde parto para alicante.
N

Voltios dijo...

llevas razón trovador, yo la he incluido desde hace un tiempo (la meditación) en mi día a día cotidiano, y funciona, y era como tú: a mi esto me suena a tomadura de pelo. bienvenido

Sonia dijo...

Bienvenido, yo también soy practicante de meditación y es uno de los mejores regalos que me he hecho en mi vida.
Me alegra que lo compartamos.
Un abrazo trovador