domingo, 24 de octubre de 2010

Emoción

La que llega sin esperarla
para ponerte en tu sitio

La que me quita esta ansiedad
y vuelve a conseguir que me calle

La que me hace recordarte
y enviarte luz y amor

La que me posee por completo

La que me convierte en un ser
que solo quiere abrazar y quedarse ahí

La que me conduce a tí
dentro de este silencio

La que me enseña nuevas formas
de llorar sin lágrimas

La que me llena de paciencia.

4 comentarios:

Calipso dijo...

Me gusta esa emoción :)
Te mando un abrazo leeento de domingo.

Jose Zúñiga dijo...

Muchas emociones, Kike. Yo me llenaría de impaciencia, ya sabes.
Abrazón

ana sáenz dijo...

es duro llorar sin lágrimas cuando todo parece que se ha dicho ya

un abrazo

Anónimo dijo...

¡Qué bonito! Oye, ¿podrías hacerme el favor de escribir un poema que hable de esa extraña mezcla de emociones que se tienen cuando vas al cementerio y lloras a quien has ido a ver y, de repente, te invaden otros malos recuerdos? Reconozco que es un poco raro, pero es que a mí me vienen los de una persona por la cual hubiera dado todo en su día, pero que dejé de ver hace tiempo. Yo nunca he sido muy rápido, pero siempre que noté que le caía una lágrima intenté estar ahí lo antes posible; y, sin embargo, esta persona a mí sólo me daba motivos para llorar y para tener que alejarme de ella. No tiene sentido; pero me hubiese gustado hablar de cara con esta persona sobre el porqué de tanto daño, pese a que nunca me haya pedido unas disculpas por nada. Como eso no va a ser posible, me gustaría que alguien fuese capaz de darme una esperanza para olvidarla y volver a retomar la cordura. No me gustaría seguir dentro de diez, veinte años saliendo del cementerio y tener que volver a recordar que una de las personas a la que más he querido le importé tan poco. Muchas gracias.