lunes, 24 de agosto de 2009

Fidelidad

"...tendría la vergüenza,
a qué más".
La vergüenza.
Silvio Rodriguez


Tengo un rincón en una cala
medusas que me respetan
peces que me acompañan
café en marcha, tabaco y un culo de rubia

Tengo una cita esta tarde
que me dará calor hasta mañana
tiempo para leer, hacer la siesta
también bailo UB40 desnudo en la cocina

Tengo a mi soledad fiel
los intentos por ser cuando me deja
todo el amor del mundo guardado
sin cancelas, sin ninguna palabra

Tengo agua fría y cama grande
cuerpo joven que admiro en el espejo
mucha vida pura que vivir
detrás de una puerta que hay que abrir

Tengo manos grandes tan fuertes como tiernas
sexo a raudales que me desborda
los ojos siempre tristes de los heridos,
de los supervivientes, inocentes, irreductibles

Tengo llamadas pendientes
mensajes que no contestaré
y otros que no recibiré
ni me contestarán

Tengo todos los derechos del mundo
para utilizar mi poder sin dar explicaciones
para aferrarme a ser lo que quiero ser
para erradicar lo que tenga que erradicar
para no escribir lo que tengo que escribir.

8 comentarios:

Calipso dijo...

No me lo pienso dos veces, digo lo que me pide el alma.

La poesia no es de quien la escribe, sino de quien la necesita... quizas ahora tus letras sean mias, pues las necesitaba, y llegaron como un regalo, como un aliento.

Un saludo

Adrisol dijo...

cómo siempre me maravillas con tus poesías!!!
cuánto tienes para dar.......

besos, querido amigo

Jose Zúñiga dijo...

Yo me quedo con la rubia y con los derechos, aunque, menos los mensajes, con cualquiera de esas (tantas) cosas que tienes me conformaría. O no, quién sabe.

Abrazo si más explicaciones.

Begoña Leonardo dijo...

Simplemente fiel a tu mundo, a lo que has de ser siempre y nunca permitas que te falten esa vida que a raudales, permite que escribas todas estas letras, que destilan pureza y orgullo de ser vivo. Cualquier día de estos me llevaré a mi espacio alguno de tus poemas, con tu permiso claro.

Cariñitos.

Ignacio Reiva dijo...

No hay poesía posible si uno se es infiel. Un gran abrazo.

u minúscula dijo...

eres Miguel?

trovador errante dijo...

Calipso, bienvenida, son tuyas pues.

Adri, gracias, en breve te empiezo a contar la que estamos armando, lo promtido es deuda. Abrazote.

Jose mi niño, cada uno tiene lo que tiene, yo te presto cualquiera de "mis" cosas, menos la rubia, que te invito. Abrazo

Bego, se intenta y poco a poco se va consiguiendo, en eso estamos. Un lujo que algún día te preste un poema, sin permisos ni cerraduras...Beso

Ignacio, coincidimos, si no no tiene sentido, al menos para uno. Abrazo.

Rebeca, no soy Miguel, me bautizaron en contra de mi voluntad, cuando era muy muy pequeño, como Kike...;-)

a Oscuras dijo...

Me ha atrapado tambien tu bienvenida citada "la poesia es de quien la necesita", tal vez fidelidad es todo el poder es tus manos, medusas que te espían o algan posadas en historial que te hacen fuerte, pero que desconfian de todo plactos adyacente.

un saludo