viernes, 5 de febrero de 2010

Despertar

Caigo con la noche
exáctamente igual
que un pajarillo,
en la fría rama de un árbol
en invierno.

Sin más oración
que la sonrisa
que me regala tu boca.

Sabiéndote despertar,
para un sábado soleado.

4 comentarios:

Nares Montero dijo...

Muack!

Sabina dijo...

que cosa! jajajaa, me ha gustado mucho, un abrazo.

ana sáenz dijo...

no hay despertar mas dulce

saludos

eloy dijo...

Sweet Dreams Trovatore