martes, 9 de febrero de 2010

A veces escribo cartas

"A veces escribo cartas,
para no sentirme atado,
para no aferrarme a remilgos,
que yo quisiera abolidos,
de mi vida.
Y pinto de colores los sobres,
en el remite soy un enigma,
espero siempre una respuesta,
para sentirme querido,
como los niños chicos".
En los árboles
El último de la fila.

Me pareció despertar de un sueño,

algo se evaporó de mi cuerpo,

quedó el vacío, sereno y triste.

El hilo que nos une,
la necesidad,
mi querer.

El valor, lo que estoy dispuesto a darte
y no te voy a regalar.

Ven, ven sola,
desnuda de todo lo que no importa.

Quiero tu miedo,
tu imperfección,
absolutamente todo

lo que no me gusta de tí.

Borracho y sin policía,
tan ebrio de amistad y de lo que soy,
pendant toi te ferais très petite...
mientras te digo lo que siento.

Si ayer dije que no quiero jugar,

tuvo que ser por algo,
algo importante, de raíz.

Y no se me caerán los anillos,
y no te dejaré de querer.

Ven.

Todo el resto de palabras no sirven.

Ven con el loco,
con el poeta,
con el de carne y hueso...

Coge mi tren,

que yo te invito.

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Te quiero hasta en la sopa, llueva o escampe. Hay que decirlo a veces, y no por carta.
Abrazo, Kike.

Calipso dijo...

Leo estas palabras hoy, y resbala una lagrima de emocion por el palido rostro, me pierdo entre tus lineas, vuelo.

Que gran poema Kike.

Un abrazo enorme!!

Trovator dijo...

Pureza... la perfección es aburrida, no tiene desafíos, no existe.

Aquella aproximación a la desnudez del alma realmente es símbolo de honestidad y sinceridad... sincerarse con otra persona, muy difícil... pero con uno mismo, una faena larga, pero productiva.

Un abrazo hermano trovador!!

acróbatas dijo...

qué grande...!

Begoña Leonardo dijo...

..."desnuda de todo lo que no importa"... Que sabias palabras de principio a fin, que me encantas, no te lo había dicho???.
te beso.