miércoles, 3 de febrero de 2010

Hogar

"Hay tantas cosas...
yo sólo preciso dos,
mi guitarra y vos
mi guitarra y vos".
Mi guitarra y vos.
Eco.
Jorge Drexler


En mi casa,
en el mismo lugar que ahora escribo,
antaño...
mi abuela Angelita montó una tienda de ropa,
después fué la cochera del yayo,
y aún sigue siendo el taller de mi padre.

En la misma terraza
en la que ahora tomo el sol,
leo, como fruta, bebo cerveza y envío sms;
antes hubo un gallinero, y conejos...

En el piso de arriba,
sigue el yayo Ramón
inexorable,
o mejor aún...
a sus 90 tacos.

No sigue mi tía Teresa,
jamás la conocí...
pero dicen que se parecía mucho a mi hermana
y que su canción favorita era "Let it be".

Mi madre aún llora cuando la escucha.

En mi calle,
los vecinos aún sacan las sillas a la calle
cuando hace sol...
y en verano por la tarde para tomar el fresco.

Entonces,
la palabra regresar tiene sentido.

3 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Nunca perdió el sentido, sólo se escondía de los labios. Un gran abrazo.

Mina dijo...

Que bello... como me ha encantado transportarme a ese lugar, la calma vuelve...
Besos

ana sáenz dijo...

y lo bonito que sueña recordar todo eso

un abrazo