viernes, 12 de diciembre de 2008

No me hace falta la luna

La encontré al doblar una esquina, a la izquierda. A esa hora en que las mamás ya casi han terminado de buscar a los pibes de la escuela.

Atardecer que ya te hacía brillar, grande, al alcance de las manos frías.

Te escondiste después, y no me creo que tu seas tímida. Te descubrí mirándome fíjamente - más luminosa aún-, por detrás de las montañas.

Pura, libre, irreductible, tu. (enlace al amigo Pedrito Salinas y a esa entrada-morada). Y recuerdo el comentario de Vanessa a los lunes al sol. Nos debemos besos y un abrazo por ayer, que no pudieron ser. Tenías razón, hay entradas que nunca quieres que se marchen, son para quedarse a vivir.

¿A dónde van los besos, que guardamos, que no damos?
¿Dónde se va ese abrazo, si no llegas, nunca a darlo?
(Victor Manuel).

De regreso a casa me tuvo que traer una estrella, previa invocación. Y muy cansado al volante que guiaba mi estrella, me acordé de Madrid...os imaginé ya tomando vinos y cañitas. Acordaros de guardarme un brindis y todos los abrazos, que llegaremos a darnos. 1,74.

Antes, en la tarde, a las 7 en punto miré el reloj redondo con borde azul que está encima de las estanterías con los trofeos de 40 años de andadura. Y me fuí a Madrid. Envié onda dulce y cariñosa.

¿Qué hacemos yo aquí y tu allá?. Buena pregunta de mala e insatisfactoria respuesta.

Otra noche que no cenaré, ando medio pocho, así que el cuerpo me pide tregua. Una cervecilla o dos serán suficientes.

Tengo el finde repleto de cosas que me apetecen todas. Los niños por la mañana, descanso y sol, partido de la tarde, Pilar...¡al fín!...y domingo con María.

Aunque ahora estoy medio atontolinao...necesito calor, me daría un baño de hidromasaje a 40º y me fumaría una nube. No tengo ni una cosa ni la otra. Esta noche siento que tengo bien poco.

Me conformaré con la gran cama que algo calienta. Sin mimitos ni ternura. Sin música. Esta noche nadie se aparecerá.

¿Tendrá que ser así?

No me hace falta la luna
ni tan siquiera la espuma
me bastan solamente dos
o tres segundos de ternura.

Por eso necesito
aunque sé que es un exceso
que tus ojos me digan
algo así como: de acuerdo
estoy aquí a tu lado
para que no tengas miedo
al miedo de estar solos
solos en el universo.

Dos o tres segundos de ternura
L.E. Aute

10 comentarios:

Adrisol dijo...

hola trovador!!!!!!

recién llego del trabajo y al sentarme a recorrer los blogs amigos,aparece el tuyo actualizado de nuevo...........bravo, por tanta inspiración!!!!!!
no importa si no cenas, compartiremos una cervezitas y miraremos la luna solamente..................aunque no quieras la luna.........sino unos mimos y caricias!!!!!!!!
un abrazo enormeeeeeeeeeeeeeeee

Renzo dijo...

No hace falta la luna,
ni tampoco una cancion de trova, ni me llena el apetito engolosinarme de soledad,
solo quiero, por un instante,
tu fantasma en mi piel
como siempre, como antes, entonces, solo asi,
no me hará falta la luna.

Me gusto tu atardecer.
Hasta siempre trovador.

Mina dijo...

Gran luna que aunque nadie aparezca ella nos mira desde la grandeza... irás a tu cama en donde faltan los mimos y queda sola tu presencia. Cobijate de las caricias de los recuerdos, a veces funciona.

Besos

kika... dijo...

(a las siete
se percibió
el abrazo
con toda nitidez)

no dejes abrazos sin dar

ni uno

[te escribo de tapadillo, se supone que debería estar durmiendo, aunque yo también me daba el baño y me fumaba la nube]

besos!
K

Trovador errante dijo...

Salud y mimos Adri...yo sigo brindando "por las mujeres que derrochan simpátía"

Trovador errante dijo...

Renzo, hermano!

¿Qué tal los nenes?

Te envío un abrazo con sol para ti y tu familia desde mis riñones, entrañas y alma.

La luna ya anda menguando, calma...y fantasmas de piel en nuestra piel.

Trovador errante dijo...

Mina hermosa, a este tipo ya no le sirven los recuerdos. No quiero cobijos.

"Hay una luz en los que vienen y van, y hay una sombra en los que buscan guarida". Pedrito Guerra.

Me quedo ahora resguardado en la misma vida, aquí y ahora. En los boleros que suenan que me hacen sonreir y bailar solo sin recuerdos...voy perdiendo la memoria.

Cariños y besos para consumir ahora mismo.

Trovador errante dijo...

Kika linda...

Esos momentos mágicos realmente... de baño caliente y nubes, compartidos...guau!!!

Extraño a la primavera, está al caer...y al calor y la playa. Y yo con las mañanas libres...

Que bueno que ese abrazo no se fuera a ningún otro lugar.

Un abrazo con olor a primavera

Nares Montero dijo...

A tu post: "De acuerdo!" ;)

A tu comentario: Y si, me lo creo... porque las casualidades no existen y si existen es porque son cosas importantes, dignas de que se marquen en nuestro consciente... o algo "asín" jeje.
A mi también me llegó el abrazo... y ais ya tengo ganas de conocerte, ya ves como es la curiosidad... cosa de los besos etéreos que me mandas.

Yo te los mando de los del medio... entre el Eros y el Thanatos... terrenales y (como nos gustan a Kika y a mi) viscerales. No los notas? se clavan en tu mejilla, sonoros, e irreverentes... como los de mis viejitos, que hoy se despiden de mi dejándome un rastro de maravillosas babillas, tiernos besos, en las mejillas. Continuos... una ristra de no menos de 5 por cada.

También hoy voy de rojo... pero más abrigada jeje!

Chiquito testamento!

Trovador errante dijo...

Ais ais Nares tuya...;-)

Pues me llegan al alma y la hacen sonreir. Al cuerpo me cuesta más, terrenal y pieloso que es uno.

Los besos y los abrazos(Kika, toda la razón) hay que darlos todos toditos todos.

Ais...los que ahora faltan...malditos y queridos lindos boleros...

Allá van unos voladores en el puente aéreo, certificados y con acuse de recibo...que son más rápidos que en el ave.