miércoles, 3 de diciembre de 2008

Venus y la luna creciente

Hay noches, conjunciones de Venus con la luna creciente, en que uno tiene ganas de escribir cosas importantes, que trasciendan, que se queden. Vocación, sentido y destino.

Acercarme un poco más a quién soy. Que os acerquéis. Lo difícil siempre fue el cómo hacerlo, siempre necesite pistas, ayuda, empujones y señales. No para serlo, para transmitirlo.

Sin huracanes, sin terremotos, sin calma chicha, sin horizontes artificiales.

En esta necesaria paz, sin moverme, -siendo- siendo siempre, no es fácil mi niño. Perder el miedo a eso ayudó mucho, ayuda mucho.

Hacer lo que vine a hacer, ni más ni menos.

La conjunción de la pequeña vida -la que sigue esperando-, espera rara..., que nada espera ya -pero de un modo u otro- espera. No puede dejar de ser. El pájaro no sabe ni se pregunta por qué vuela: vuela.

Con el destino, con todos los destinos, en este mundo de paso hacia otro, hacia otra casa, la vida grande. Este mundo ahora es mi casa.

Todo es cuestión de energía, de las no casualidades, de saber y mucho más, de vivir en ese movimiento cósmico y humano, dejarse ir y sentirse, provocar, hacer, de aunar lo que es necesario que se junte y que tendrá que unirse un día u otro.

La vida es el arte del encuentro. Es momento que la vida diga que sí, nos diga que sí.

De que se rompa esta soledad. De sacar a la palestra la lucidez que antaño costó ver. Del sentido de las visiones importantes. De esa voz, de la luz verde detrás del monte, de las revelaciones de esos sueños, del mundo que encaje con todo eso.

Verdad, siempre verdad. Vivir así. Vivir. Dejar de vivir de otra manera, de esconderse. Hay que perder el miedo al otro, pero primero perdernos el miedo a nosotros mismos. Esa ley es universal: nadie puede dar lo que no tiene, querer sin quererse, conocer sin conocerse.

Sigo sin saber como hacerlo. El primer paso es no dudar de quién eres. De sentir tus pies con nombre de justicia caminar por ese camino.

De sembrar cada día semillas de amor. Iluminar, caminar, vivir cada instante -sin olvidarte de ser-. Rodeado de pocas palabras y todas ciertas. Mucho silencio. Muchas orejas.

Crece el amor, si queremos que crezca, si no tenemos miedo, y ese amor cada vez es más grande.

8 comentarios:

Troba dijo...

Hoy que la luna trovera,
errante, viaja sin rumbo,
la risa promete lluvia,
los gastados adoquines
evitan mi paso, huyen,
quizás porque se den cuenta
que hoy, un poco
he envejecido.
(augusto blanca)
-------------------------------
saludos, compañero
pd. me intrigó eso de los 3 virgos ... y si hacemos un blog grupal?

Adrisol dijo...

hola trovador errante!!!!!

pues sí, hoy estás profundo, como con algo existencial, no??
vivir, sólo se trata de vivir............. así dice una canción!!!!!!!!
un abrazo querido amigo y como siempre me gusta mucho lo que escribes............

Trovator dijo...

Cómo estás trovador errante! A veces uno da unos pasos dubitatibos, pero con el tiempo se van haciendo más y más firmes! Empezemos a caminar y levantar los brazos cual si fueran alas, volar también.

Un abrazo hermano trovador!

PD. Y me agrada la idea de eso del blog grupal, ya compartimos gustos musicales y signos, podemos compartir un blog también!

kika... dijo...

se trata exactamente de salir de los caparazones y costras impuestos y autoimpuestos...

tú sí que eres lindo (lo digo por tu blogroll)!!!!!

¿te reconoce ya tu blog? ponme al día, porfa...

besos y magia,
K

Trovador errante dijo...

Hermanos de trova!

Troba: "Si, lo confieso, he vivido"

Lindos versos, gracias por compartirlos.

Me apunto a blog grupal...pero como colaborador, no como pater.

Trovator: no son dudas, son decisiones, es ¿qué hago ahora "conmigo"?.

Un abrazo cargado con claridad para Perú y alrededores del mundo

Trovador errante dijo...

Adri, "es como ver bailar a Fred Astaire...parece tan fácil".

Para vivir, no necesito muchas cosas, pero otras si.

Un abrazo bien fuerte y gracias por estar, escuchar y compartir.

Trovador errante dijo...

Kika!

Linda vos mi niña, que sacas siempre ese buen rollito.

No es tanto quizás cuestión de caparazones...sino de confirmaciones externas de empatía y comprensión...

Tu magia ha funcionado, ayer ya me reconocía, me sonreía y me ofrecía los brazos.

Como la vida misma, hay cosas que se arreglan "casi" solas. Con un poco de amor y magia...

Disfruta mucho del mar y de las vacaciones, de la brisa y del olor...de la cabeza en standby.....;-)

Besos mediterráneos!

nadaq dijo...

...escribes tan libre que mi imaginación sólo puede darte las gracias.

Un placer andar por esta casita de palabras más que cálidas.