domingo, 1 de febrero de 2009

Manos

Cambiar todo el mundo por tu mano. Necesitarla para cambiarlo. La más pequeña pena es que no estés ahora a nuestro alcance. Mis manos tantean una lejanía envidiosa. Se abren y se cierran como las bocas que saben callar y besar. Como una brisa imperceptible, la levedad. Cuerpos sin peso de huesos. Mudos a miedos. Cuerpos solo que transpiran almas. Credos de piel. Nada más mi niña.

Nada más. Por lo que más quieras, no digas nada. Te lo voy a escuchar de todos modos. Ya solo creo en cuerpos parlantes. En su música inclasificable. En notas no interpretables. En tí por mí.

Mover todos los dedos. Tan lentamente que ni me doy cuenta que los muevo. Gasto otro siempre en el mismo repetido nunca.

Más claro el destino, aleja y nos acerca. Te fuíste para quedarte.

Me olvidé de ayer. Sin problemas. No lo siento sin manos.

Traéte las tuyas, no te las olvides en ningún lugar. No te quiero sin ellas.

3 comentarios:

Troba dijo...

manos de metal, blandas como tú

saludos, camarada de signo!

Adrisol dijo...

todo el mundo en tus manos,con tus manos cambiar el mundo, de tu mano haremos cualquier cosa.........

me suena como a un pedido,a alguien que está lejano pero cercano en tu corazón...............
déjame pensar...........

un abrazo, amigo

Trovador errante dijo...

Troba: manos y arcilla
Un abrazo

Adri: Justo. Manos únicas. Gracias por las tuyas.
Un abrazote