martes, 10 de febrero de 2009

Hombre

Te siento crecer cada día
orita pensaba dónde puedes llegar
amor gigante

Estás escrito en mi destino

Y ya se que hacer contigo
te estoy cuidando con delicadeza
en constante alimentación
de viajes diarios segundo a segundo
consciente
abrazándote

Niño dulce
animal silencioso
al fín
quién soy
sin quien eres tú

Estás en todos los lugares
caminando feliz de mi mano
unión más allá de ninguna muerte
que nos separe

Floreciendo sin estación
la casa de colores
es el centro transmisor de varios mundos

Hombre dulce

Hombre,
muy hombre
demasiado humano ya.

10 de Febrero de 2009

P.d.: escuchar Aguas de março, de Antonio Carlos Jobim

2 comentarios:

Trovator dijo...

El hombre se hizo siempre... de todo material. Aquello que nos hace humanos a veces nos quita tal título.

Un abrazo, hermano de trova!

Trovador errante dijo...

Demasiado humano con todos los títulos.

Gracias por dejar huellas en las poesías, las valoro especialmente.

Ya caerán, no se dónde ni cuando esas birras.

Un abrazo muy humano hermanito