miércoles, 17 de junio de 2009

Va por tí hermano

Por toda la verdad y la luz de tu contraluz, por decirme que tengo miedo a ser vulnerable, a que me quieran y plantarme en las narices los miedos. El síndrome de los heridos. Y yo sigo sin darme cuenta de tantas cosas.
De nuestra amistad si que soy bien consciente, de que nos sobran los motivos que jamás buscamos.
Cuando nos despedimos me cuesta dejar de abrazarte, si te fijas últimamente te vuelvo a abrazar y me quedo con ganas, por cansado que este cuerpecito mío esté, de más de tí.
Por tu sonrisa y tu incipiente valentía, por el don de sanación que tienes y por que, poquito a poco, vayas desarrollando toda esa intuición que me ayuda a seguir caminando con todo lo mío y con todo lo tuyo.
Por romper las listas del príncipe azul, por alegrarte que quiera estar con mujeres de verdad.
Por que no me canso de mirarte a los ojos, escucharte y explicarte mi vida semana a semana.
Por que esto nuestro si que es lo que hablábamos hace un rato, un compromiso leal y fiel.
T'estimo guapo.
A Xavi

4 comentarios:

Adrisol dijo...

que hermoso y sincero homenaje a un amigo!!
me alegra saberte tan agradecido en nombre de la amistad...

cada día te quiero un poco más!!
besitos, amigo

Ada dijo...

Nada es comparable con la amistad, ningún otro sentimiento puede contener tanto: complicidad, amor, dar incondicional y a pesar de, estar ahí y allí y acá... no sé, mucho, más, es fuerte y bello tener un amigo-hermano.
Disfrutar de vuestra a mistad.
Besos.

Begoña Leonardo dijo...

Consigues emocionarme, de oro mazizo es la amistad que derramas, espero que sepan valorarlo. Pero eso es lo de menos quizás, tu sinceridad, tu sensibilidad lo que tu eres y sientes es tuyo y es para siempre... Aunque el receptor no fuera receptivo, que seguro lo es, merecería la pena siempre arriesgar.

Besos y nubes

Troba dijo...

Amigos mayores!

saludos, hermano de signo.