domingo, 9 de noviembre de 2008

Domingos sin sirena

Este domingo por la tarde es uno de aquellos en los que cuesta un poco navegar. Mi pequeña barquita no sale a la mar, y el alma puede manejarse con las olas, no hay vendaval. Mar quieto tu cuerpo de paisaje eterno.

El naufragio en esta cala, -mi linda cala-, me hizo olvidar al marinero que me trajo acá. La barca echó raíces en la arena - barquito de tierra - mientras la reparaba. Aquella jamás vista tempestad la dejó mal. Este marino no es lobo, sino 7 gatos de mar. Suerte del viejito que la construyó, sus huesos son fuertes y la pude recuperar. Barca nueva de alma vieja y viejo mar.

Pesqué en la cala de mamá una pequeña merluza, que cociné en la hoguerita -que ahora me calienta- con patatas y sal. Me lié un cigarrito después de cenar, confundiendo al horizonte con su efímero fumar.

Ese mismo humo, me trae recuerdos de marino, de novias en cada puerto, de alas, de miedo y de mar.

De aquella playa que nos quedó para siempre y que no puedo olvidar. De arenas fugaces e inolvidabes. Dulces y cálidos lugares en donde atracar.

Y las sirenas no cantan. Me quedo sentado y desnudo escuchando la música azul de la mar, escuchando a mi pesar.




6 comentarios:

Adrisol dijo...

hola trovador errante!!!!
hermoso relato lleno de melancolía y un dejo de tristeza por los recuerdos evocados..................
simplemente me encantó!!!!!!!!
un abrazo argentino........

Trovador errante dijo...

No es tanto por el recuerdo como por el presente mi niña (creo que vos también sos una pibita...)

Gracias por comentar, gracias por estar y perdona por las lágrimas que provocó el camión que fleté.

Sería un sueño, como te dijeron muchos, salvar los 11.000 km y poder acompañaros físicamente algún día.

Me dice mi fiel chofer que está descasando a punto de embarcar desde Lisboa destino Chaco, y que todo llega a buen puerto.

Un abrazo linda

Anónimo dijo...

Trobador errante...

Últimamente hablas demasiado de soledad, te refieres a ella como algo que parece ke "es" al margen de ti, con la ke cada vez te manejas mejor (o eso pareces creer mientras sigues dando vida a esa forma de soledad) y paradójicamente cuanto mas hablas de ella menos la reflejas, pero es normal, el problema entre otros es del diccionario que inventó palabras como esta para definir (y confundir) lo ke no se puede definir, o tal vez si... SER. Esa me parece mas oportuna.
Pero volvamos a las palabras para que nos entendamos; "soledad" vives desde ella o escapas de ella?

Perdona por la desfachatez del mensajes pero tu tienes la culpa "no se lo piensen dos veces..."

Hasta pronto
P.v.

Trovador errante dijo...

Estos son los mensajes que más me gustan, que bueno que sigas leyendo...las cerves tendrán que ir de mi cuenta.

No escapo de ella, además...creo que no es posible, pero si que busco formas de compartirlas, y esta es una buena, pero algo fría.

Hay noches que viviendo solo, te sientes solo, estás solo y ERES solo. Cuando me refiero a la soledad, unas veces se refiere a la falta de compañía, de calidad y de calidez.

Otras se refiere a mi SER, del que ya no me escapo ni dudo, pero a veces también necesito distraerlo, como olvidarlo por unas horas.

Otras, se refiere a lo que no puedo compartir con nadie, al lado oscuro, que creo es el más claro, pero que necesita encontrar fuera de mí gestos que lo confirmen.

A veces es mujer, muchas, calor en la cama, ternura, pasión, otras sexo, otras amistad, una llamada que se extraña para quedar a cenar o tomar algo.

Por otra, soy así desde chico, SOY, aún sin saberlo entonces aún,un alma paradójicamente solitaria, abierta y compartida.

Y a veces, con compañía, distracción...me olvido de quién soy, lo necesito insconscientemente, no como evasión, es automático.

SE que no esto solo, tengo la certeza, pero muchas veces lo SIENTO.

Gracias de corazón, diste de nuevo en el clavo..., me dices cosas que solo Xavi ve y me dice como mi mejor amigo.

Un abrazo insurgente

SANDRA dijo...

hola tronador
muy lindo blog
un beso
desde la distancia
TE ACOMPAÑO
UN BESO
ES MI PRIMER VISITA
aca me paso

Trovador errante dijo...

Gracias Sandra por la compañía, ya te fui a visitar.

Un beso